EPI Cerrajería Metálica

Si tu profesión es la Soldadura o la Cerrajería Metálica, seguro que conoces los riesgos que implica tu oficio. Los trabajos a realizar incluyen tareas como replanteo, montaje, descarga de elementos, soldaduras, etc. suponen riesgos para tu salud. Si no te proteges como es debido, las consecuencias pueden ser nefastas. Por eso en Formación Prevención tenemos un Curso PRL especialmente centrado en esta profesión, porque creemos en la importancia de la seguridad en el trabajo. Dicho esto, ¡hagamos un repaso de los principales EPIs usados en este oficio! 

Los EPI más usados en el oficio de la Soldadura y Cerrajería Metálica

Últimamente hemos escuchado en muchas ocasiones la palabra EPI, ligada esencialmente a la crisis sanitaria que hemos vivido. Sin embargo, estos equipos de protección ya se usaban desde hace muchos más años en oficios como este, para proteger al trabajador de los posibles riesgos derivados de los trabajos con materiales metálicos y de soldadura. A continuación, hacemos un repaso de los principales atuendos de protección.

  • En los trabajos en los que se requiere realizar soldaduras (oxicorte o arco eléctrico entre otros) es esencial la pantalla facial. Para que la protección sea adecuada, es absolutamente imprescindible una correcta protección de la cara, incluyendo los ojos. Esa es la función de estas pantallas. Existen muchos tipos, incluso algunas que automáticamente gradúan el cristal en función del haz de la soldadura.

 

  • El principal riesgo del trabajador/a en los trabajos de soldadura es la inhalación de humos. Para evitarlo, se debe usar una mascarilla adecuada, además de una ventilación (natural o forzada) también adecuada. Además, es muy conveniente que el trabajador/a ponga de su parte con alguna buena práctica, como estar lo más alejado posible del punto de soldadura (solo con esta acción, se puede llegar a inhalar un 90% menos de humos durante el trabajo), o estar el mínimo tiempo posible expuesto a la soldadura.

 

  • En el oficio que nos ocupa, también ese esencial el uso de guantes. ¿Qué tipo de guantes existen? A continuación, definimos los tres tipos principales:
      • Anticorte: Protegen frente a lesiones de cortes y golpes.
      • Mecánicos: especialmente diseñados para realizar este tipo de trabajos.
      • Soldador: son más largos que los habituales, y normalmente están hechos de cuero, para protegernos el brazo de una lesión muy común en este oficio: las quemaduras.

Los EPIs más usados cuando te encuentras en la obra

No todos los EPIs son igual de esenciales para un oficio que otro. Por lo que si además te encuentras trabajando en obra, es posible que emplees otros tipos de EPI que no usarás regularmente en taller.

  • El primer caso evidente es el casco de seguridad, que protege de cualquier golpe en la cabeza, por ejemplo, por cualquier movimiento de una carga suspendida, o de caída de objetos desde altura.

 

  • Otro elemento esencial, son las botas o calzado de seguridad. Protegen de lesiones en las extremidades inferiores (pies) de cualquier caída de elementos tales como pequeñas herramientas o una carga que estemos manipulando, así como de clavarnos cualquier punta. Acostumbran a tener una plantilla y puntera reforzada (normalmente en acero).

 

  • También en muchos escenarios es importante disponer de un mono de trabajo, que protegerá prácticamente todo nuestro cuerpo (tronco, brazos, etc.) de chispas procedentes de la soldadura o de cualquier salpicadura de productos químicos (disolventes, pinturas, etc.). Apunte importante: esta ropa es muy conveniente que sea ignífuga.

 

  • Es posible que este material te lo den directamente en la obra, pero no por ello es menos importante. Hablamos del chaleco reflectante. Parece muy evidente, pero ser perfectamente visibles frente a la presencia de maquinaria o vehículos en las inmediaciones es muy importante para no sufrir ningún tipo de accidente. Del mismo modo que el mono de trabajo, es conveniente que sea ignífugo.

 

  • En ocasiones, aunque no sea expresamente este tipo de oficio, los trabajos de sodladura hay que hacerlos en altura. Ahí entra en juego el arnés anticaída. Es posible que haya una protección colectiva, pero otras veces, la mayoría, no habrá más remedio que usar este EPI, para lo cual el trabajador debe de estar instruido y formado. Por eso, os dejamos aquí neustro Curso PRL de Trabajos en Altura, que te instruirá en todo lo que debes saber sobre este tipo de riesgos. Dicho EPI debe de ser revisado siempre antes de su uso, especialmente las costuras. Decir también que debe de ser atado siempre a un punto fuerte, y recuerda, que tanto el arnés como las cuerdas de posicionamiento tienen fecha de caducidad (5 años para el arnés, desde la fecha de fabricación, que no de venta y variable, de 3 a 5 años en el caso de las cuerdas), independientemente de su uso.

 

¿Vale cualquier EPI para prevenir un accidente?

Incorrecto, no vale cualquier EPI. Lo barato, como ya sabrás, sale caro y hay un requisito fundamental que debes tener en cuenta a la hora de comprar (si eres tú el que se encarga de comprarlos): los marcados CE. Los EPIs que uses deben cumplir con los requisitos de calidad y seguridad del RD 1407/1992, por lo que es obligatorio que lleven incorporado el marcado CE.

 

¡Y hasta aquí el post de hoy! Recuerda que si tienes cualquier duda, puedes ponerte en contacto con nosotros a través de este enlace.

 

¡Nos leemos pronto!