¿Qué se entiende por accidente laboral?

En Formación Prevención, por suerte o por desgracia, conocemos a la perfección los accidentes laborales. De hecho, formamos cada año a muchos alumnos para que sean agentes clave en la prevención de este tipo de sucesos. 

En el post de hoy, vamos a analizar en profundidad qué es un accidente laboral, cómo puedes actuar en caso de que te suceda uno y todo lo que ello implica con respecto a la legislación, la seguridad social o las bajas por accidente laboral. De todos modos, te adelantamos que cada caso es un mundo y que, aunque nosotros seamos expertos, deberás acudir siempre a un organismo oficial que pueda atenderte

Mientras tanto, ¡sigue leyendo! 

Los accidentes laborales: ¿qué son exactamente? 

Un accidente laboral es aquel que le ocurre a un trabajador o trabajadora por consecuencia de estar trabajando. Para que sea considerado exclusivamente “accidente laboral”, deben suceder los siguientes condicionantes: que afecte a un empleado que trabaje o bien por cuenta propia o ajena (pero que en cualquier caso esté cubierto por la Seguridad Social), que exista una lesión que afecte al desarrollo funcional (ya sea un daño físico, psíquico o fisiológico) y que exista una relación de causalidad entre la labor que estuviera desempeñando y la lesión

El último punto es el que suele despertar recelos en este tipo de casos, puesto que el hecho de que exista una lesión no implica, por sí sola, un accidente laboral. 

Para reconocer si un accidente puede considerarse accidente laboral, te recomendamos echar un vistazo al artículo 156 del RD Legislativo 8/2015.

Algunos accidentes laborales difíciles de identificar 

Hay accidentes laborales que son fácilmente identificables como tal: un corte debido al uso de una maquinaria, un golpe de calor debido a una mala gestión de las altas temperaturas o una caída desde una estructura, entre otros.

Sin embargo, otros casos son considerados accidentes laborales y pueden no ser tan evidentes en una primera evaluación: 

  1. Si se tiene un accidente al ir o al volver del lugar de trabajo. Este tipo de accidentes son conocidos como accidentes ‘in itinere’. 
  2. Si estás realizando una tarea no habitual por tu categoría profesional, siempre y cuando se estén cumpliendo órdenes espontáneas de la persona responsable/empresario. 
  3. Si contraes una enfermedad (aunque no esté incluida en el catálogo de enfermedades profesionales) por motivo del desempeño de la labor. Aunque en este caso es importante que un profesional médico pruebe que dicha enfermedad se ha generado exclusivamente debido a la ejecución del trabajo. 
  4. Si una enfermedad que se ha padecido con anterioridad se agrava como consecuencia directa del accidente laboral. 

Algunos sucesos que no son considerados accidentes laborales

Del mismo modo que puedes no ser capaz de identificar algunos casos en los que se considera “accidente laboral'', quizás estés confundiendo algunas situaciones en las que está recogido que no se considera como tal.

Los dos casos más habituales son, por un lado, los accidentes debidos a una imprudencia o temeridad de la persona trabajadora. Cuando esto sucede, se considera que la persona ha actuado de forma contraria a las normas de seguridad, por lo que no se recoge como accidente laboral. El segundo caso más habitual es aquel en el que el accidente se ha provocado de manera voluntaria por la persona trabajadora con el objetivo de recibir la prestación correspondiente. En este escenario, un organismo oficial deberá demostrarlo.

Conoce los derechos del trabajador ante un accidente laboral

En primer lugar, debemos tener en cuenta que cualquier persona que esté desempeñando una labor en una empresa y que sufra un accidente desarrollando su actividad, tiene derecho a recibir asistencia médica.  

Dependiendo del tipo de accidente laboral, se pueden dar varios escenarios: 

  • Baja médica (o incapacidad temporal), en aquellos casos en los que la persona no esté capacitada para trabajar.
  • Reincorporación al puesto de trabajo. Es decir, no hay baja laboral puesto que no ha sido necesaria. En este caso, la empresa debe comunicar de todos modos el accidente sucedido en los próximos cinco días naturales.
  • Incapacidad permanente. Esta situación sucede cuando el accidente ha sido de alta gravedad y, por tanto, ha causado la muerte del trabajador o bien ha desembocado en que la persona no pueda volver a trabajar. En estos casos, la empresa debe comunicar a la autoridad laboral el caso en las siguientes 24 horas al accidente.

Los accidentes laborales, por desgracia, ocurren. Y pueden darse de infinitas formas y con muchas implicaciones. Por ese motivo te recomendamos que te informes en organismos oficiales y que, por supuesto, te formes en materia de Prevención de Riesgos Laborales. El trabajo que aportan las personas formadas puede significar un mundo para un trabajador que esté poniendo en riesgo su salud.

¿Te ha quedado alguna duda? Puedes preguntarnos en nuestras redes sociales: Facebook, Instagram, Twitter y LinkedIn

¡Nos leemos en el próximo post!