Reparaciones de coche que no precisan mecánico

Estar en posesión de un vehículo nos da libertad a la hora de desplazarnos. Sin embargo, muchas veces se paga un precio elevado por esta ventaja, ya que el mantenimiento de un coche no es precisamente barato. A pesar de ello, es cierto que hay reparaciones de coche que no necesitan mecánico y que puedes hacer por tu cuenta. 

En el siguiente artículo, te contamos cómo puedes ahorrar en el mantenimiento de tu coche, bajando los costes de las reparaciones más sencillas. 

¡Sigue leyendo! 

Reparaciones y mantenimiento del coche que puedes hacer por tu cuenta

La reparación de posibles averías en el coche y el simple mantenimiento del mismo suponen un gasto adicional en nuestra economía personal. Además de ser inesperadas, nunca llegan en buen momento. En Formación Prevención queremos ayudarte a ahorrar en gastos innecesarios en tu vehículo, que suponen una pérdida de tiempo y de dinero, y que no precisan conocimientos profesionales para llevarlos a cabo. 

Comenzamos con las acciones de mantenimiento del coche más sencillas y que deben realizarse de forma periódica. La mayoría de ellas seguro que las conoces y/o las has hecho alguna vez.

 

Instalación del filtro de aire del habitáculo 

El filtro del habitáculo, también conocido como filtro de polen, asegura una buena calidad del aire dentro del coche. Es normal que con el tiempo se obstruya y sea necesario cambiarlo.

Este es uno de los mantenimientos de coche que no precisan mecánico. Si has identificado que el aire no circula de igual manera en el interior del vehículo, los cristales no se desempañan o la ventilación tiene un olor desagradable, es probable que el filtro se haya engrasado y haya que sustituirlo. 

Para cambiarlo, lo primero es adquirir el filtro correspondiente a tu coche. El proceso es sencillo, aunque es necesario consultar los pasos en tutoriales web.

 

Recarga del líquido anticongelante

Otro de los mantenimientos del coche de los que te puedes encargar sin necesidad de ir a un taller de vehículos, es recargar el líquido anticongelante. Este paso es esencial para mantener el coche en buen estado. 

La recomendación es recargarlo cada dos años, dependiendo de las instrucciones del coche, o pasados 40.000 kilómetros.

Muy importante, se debe cambiar con el coche frío, y en llano, ya que podrían variar los niveles.

Cambio de aceite del motor

El aceite tiene como fin lubricar el motor, evitando así el desgaste de las piezas causado por la fricción y protegiendo el mismo. 

Cada modelo de coche tiene unas indicaciones en cuanto a la frecuencia de cambio del aceite del motor. La horquilla de kilómetros que se pueden recorrer con el mismo aceite es muy amplia, de 5.000 km a 30.000 km. 

También se debe tener en cuenta si el motor ha estado parado durante mucho tiempo, si se hacen muchos viajes cortos en un día, si se hacen viajes largos cada cierto tiempo, ya que todo eso influye en la periodicidad del cambio de aceite. 

Lo cierto es que el aceite se cambia más veces de lo realmente necesario. 

Esta tarea de mantenimiento del vehículo es muy sencilla y si, además, eres un poco manitas, haciéndolo por tu cuenta te ahorrarás el dinero de llevarlo al taller.

 

Limpieza de los inyectores de gasolina/ diesel

Los inyectores de combustible transfieren el combustible al depósito, provocando que la combustión se produzca de forma óptima. 

Su función es introducir el combustible en el depósito a la presión correcta y en la cantidad adecuada.

Se componen de un filtro que retiene las posibles impurezas que pueda haber en el combustible. La gasolina se extrae del subsuelo, por lo que es probable que, a pesar del proceso de refinación, queden restos de agua y arena. Si este filtro se ensucia, será menos eficaz, lo cual generará problemas a corto y largo plazo. 

Mantener en buen estado los inyectores es una actividad que puedes realizar tanto por tu cuenta, incluyendo líquidos limpiadores en el depósito, como en el taller, si se precisa desmontar los inyectores para hacer una limpieza más a fondo.

 

Recarga del aire acondicionado

El aire acondicionado del coche es un circuito “cerrado”, por lo que no debería de haber fugas. Sin embargo, el uso provoca vibraciones, cambios de temperatura y demás condiciones que provocan pequeñas fugas en el sistema, perdiendo así gases.  Por ello, es recomendable revisarlo cada año (especialmente en verano que es cuando se usa), y recargarlo cada dos años.

 

Cambio de las pastillas de freno

Este tipo de reparación del coche tampoco necesita que lo lleves al taller, aunque creas que sí. 

Cambiar las pastillas de freno es una reparación que se podría considerar simple y barata, para lo que estamos acostumbrados a pagar en el taller por este procedimiento. 

Necesitarás una llave de tuercas de rueda, alicates y un gato (más elevadora). Recuerda que nunca debes meterte debajo del coche sin elevadora, ya que el gato podría moverse. Con práctica, el cambio de las cuatro pastillas de freno no debería durar más de una hora. 

Recuerda que el estado de las pastillas de freno se debe comprobar, recomendablemente, cada 10.000 km o menos. 

 

Cambio de la batería del coche

¿Sabías que esta es la reparación de coche que no precisa mecánico más fácil (dentro de las menos sencillas)? 

El punto que requiere una mayor atención es el reemplazo de los cables, ya que primero se retira el cable negativo y cuando se instala la batería nueva, es el último que se conecta. 

Cambio de las bujías

Las bujías nuevas tienen la ventaja de poder ahorrar gastos en el consumo, ya que  proporcionan una combustión óptima y disminuyen el desgaste de los componentes del motor.

Es aconsejable revisarlas cada 50.000 Km, para asegurarte de que están en buen estado, o cambiarlas de forma preventiva para optimizar su funcionamiento.

 

Cambio de las bombillas de los faros

Lo primero que debes saber antes de cambiar una bombilla fundida de alguno de los faros del coche, es el modelo de la misma. 

Hay numerosos tutoriales en YouTube para hacer este cambio por tu cuenta sin necesidad de ir al taller. Solo debes buscar el que se refiera a tu modelo de coche. 

 

Cambio de las escobillas del limpiaparabrisas

Las escobillas del limpiaparabrisas también requieren un cuidado especial, sobre todo en las épocas o lugares donde llueve más. 

Las diferencias entre ellas son el tamaño y el tipo de adaptador que utilizan, dependiendo de cada modelo. Una vez adquiridas, con un tutorial te resultará fácil cambiarlas. 

 

Por si no lo sabías, manipular tu coche para repararlo en la vía pública está prohibido, así como lavarlo o realizar cualquier tipo de reparación, reguladas estas actividades por normas de la ley de Seguridad Vial. Por lo que debes encontrar un lugar adaptado y que cumpla la normativa para hacerlo. 

Como te hemos contado, el mantenimiento del coche necesita una inversión que puede ser mayor o menor dependiendo de si lo llevas a un taller o te encargas de algunas tareas por tu cuenta. Cuidar de la mecánica de tu coche es vital si quieres que te acompañe durante muchos años, y en un buen estado. 

Si te ha parecido interesante y tienes conocimientos de mecánica, básica o avanzada, o te gustaría adquirirlos, no podemos dejar de recomendarte nuestro curso PRL  en la escuela Formación Prevención de Talleres de Reparación de Vehículos, de 20 u 8 horas, homologado por la Fundación Laboral del Metal y con el que obtendrás la Tarjeta Profesional del Metal (TPM).

Además, disponemos de un nuevo local con mayor amplitud de aulas y nuevos servicios. ¡Acércate a conocernos! 

 

Si quieres ver más contenidos de este tipo, y te interesan también otros cursos PRL, navega por nuestra página web y no olvides seguirnos en redes sociales: Facebook, Instagram, Twitter y LinkedIn

¡Sigue leyéndonos en el próximo artículo!