Carpintería metálica: ventajas y aplicaciones

El trabajo con el hierro y otros metales se remonta a la época del neolítico, cuando hace miles de años estos materiales fueron descubiertos por nuestros antepasados.

A pesar de que estas tareas no son algo nuevo, el término de carpintería metálica sí lo es. 

Sigue leyendo nuestro artículo para saber más sobre los trabajos con carpintería metálica y cuáles son los materiales más apropiados para según qué aplicaciones: cerramientos, mamparas, puertas, etc. 

 

¿Qué es la carpintería metálica?

En términos generales, se conoce como carpintería metálica al desarrollo de elementos con materiales como el hierro, el acero, el cobre, el aluminio, el bronce y otro tipo de metales, que son utilizados en el sector de la construcción, arquitectura o industria, entre otros. 

Es muy diferente a la carpintería de madera o la de PVC, y presenta ventajas frente a ellas a la hora de emplearla para ciertas construcciones, que explicaremos más adelante. 

Dependiendo de la necesidad del trabajo, se pueden fabricar diferentes tipos de estructuras metálicas que requieren elegir el acabado y la técnica, preparar las piezas en función de las medidas y las uniones, etc.

 

Tipos de carpintería metálica

A continuación, mencionamos los tipos de carpintería metálica más comunes en la construcción y algunas de sus aplicaciones:

Acero inoxidable 

Se encuentra entre los materiales más utilizados en carpintería metálica y posee ventajas frente a otros materiales que lo hacen único. La más evidente es que tiene una gran resistencia a la corrosión, lo que le mantiene inalterable a las condiciones del lugar donde se encuentre. 

El acero inoxidable también es más ligero que otros materiales, aunque resistente y sólido a la vez. 

Estas ventajas lo convierten en un material perfecto para estructuras de exterior

Además, es de fácil y rápida aplicación, combinable con otro tipo de estructuras, y personalizable en el acabado. 

Entre sus aplicaciones, podemos destacar puertas, barandillas, acabados con cristales, rejas, todo tipo de elementos decorativos o cocinas industriales, entre otros.

Aluminio 

Este material, empleado en trabajos de carpintería metálica, o también llamada carpintería de aluminio, revolucionó el mundo de la construcción. Es muy duradero, pues también resiste a la oxidación causada por agentes externos. Su ligereza lo hace ideal para casi todo tipo de trabajos. Y, lo mejor, es respetuoso con el medio ambiente, ya que su fabricación requiere de un bajo coste energético. 

Sin duda, uno de los más utilizados, dependiendo del tipo de proyecto en el que se vaya a trabajar, especialmente si la instalación requiere cristalería, ya que es muy moldeable. En el caso de las ventanas de aluminio, es una buena opción para evitar la suciedad, la humedad o la radiación solar. 

Si te decantas por utilizar carpintería metálica de aluminio, el mantenimiento es muy sencillo y apenas sufre desperfectos, ya que está oxidado por naturaleza, por lo que su resistencia no se verá alterada. 

Entre sus aplicaciones, además de las ya mencionadas ventanas de aluminio, son comunes fachadas flotantes, estructuras de cubiertas, mamparas de baños, persianas, vallas, barandillas, puertas, etc. Sin embargo, no es recomendable utilizar este material de carpintería metálica en estructuras de edificación, ya que supondría un elevado coste y se funde a baja temperatura.

PVC 

Otro de los materiales más utilizados en carpintería metálica es el PVC, cuyas propiedades de aislamiento se sitúan entre dos y cuatro veces más altas que las del aluminio. 

También presenta ventajas en cuanto a su impacto en el medio ambiente, ya que precisa de muy poca energía para su transformación y no expulsa nada más que vapor de agua a la atmósfera. Además, es 100 % reciclable, el clima no le afecta ni tampoco sufre cambios en su aspecto a lo largo del tiempo.

Entre sus aplicaciones encontramos cerramientos externos e internos y ventanas.

Hierro Forjado 

Es uno de los materiales utilizados en trabajos de carpintería metálica perfecto para crear diseños personalizables por su aspecto ligero y delicado. Es el más utilizado en decoración y algunas de sus aplicaciones son elementos decorativos y funcionales como pérgolas de exterior, sillas, mesas, escaleras, cabeceros de cama, muebles de habitación, puertas, rejas de ventas, etc. 

Cristalería 

Lo incluimos entre los materiales empleados en carpintería metálica ya que la cristalería requiere de bases duraderas, fáciles de manejar y que sean aislantes de temperatura y ruido. Además, todos los materiales mencionados se emplean también en todo tipo de trabajos con vidrio, sustituyendo así a materiales como la madera, con una durabilidad menor. 

 

Ventajas de la carpintería metálica

Como hemos comentado anteriormente, la carpintería metálica presenta numerosas ventajas que desarrollamos a continuación:

Durabilidad 

Los materiales empleados en la carpintería metálica revolucionaron el mundo de la construcción. Los elementos fabricados bajo esta disciplina se mantienen en condiciones óptimas gracias a su capacidad de durabilidad. Tampoco se aprecia la suciedad en ellos ya que, de alguna manera, la repelen con sus acabados lacados. Todos estos productos, como hemos comentado, tienen la ventaja de no estropearse con facilidad.

Aislamiento térmico y acústico

Otra de las ventajas del trabajo con carpintería metálica es que sus materiales, al ser personalizables, pueden tener diferentes grosores que permiten interiores más cálidos y silenciosos. 

Versatilidad 

Los materiales utilizados en carpintería metálica se adaptan a cualquier tipo de obra, ya sea desde la funcionalidad que requiere la misma, o desde la estética. 

Seguridad 

Además, son materiales no inflamables, por lo que disminuyen el riesgo en caso de que haya probabilidad de incendio. 

Respeto al medio ambiente 

Como ya hemos hablado, la carpintería metálica requiere poca energía en su realización, los materiales son reciclables y no generan emisiones contaminantes. Algo imprescindible a día de hoy. 

Además, debido a la creciente demanda de soluciones energéticas sostenibles, no podemos olvidar su papel imprescindible en el sector de la instalación física de placas solares, donde la carpintería metálica se emplea desde los soportes de la instalación, hasta los propios paneles.

 

Perfil de los profesionales de carpintería metálica

Si estás pensando dedicarte a este apasionante sector, deberás saber que ser profesional de la carpintería metálica incluye conocer los materiales, el diseño y montaje de los elementos, interpretación de los planos, conocer las normas de construcción aplicables, control de calidad, y mucho más relacionado con el sector. 

En Formación Prevención impartimos Cursos PRL de carpintería metálica. Inscríbete y consigue la acreditación obligatoria para trabajar, la tarjeta TPC.

Si te ha interesado nuestro artículo, no dudes en compartirlo en tus redes sociales y seguirnos para ver más contenidos relacionados en Facebook, Instagram, Twitter y LinkedIn